sábado, 13 de diciembre de 2008

feliz cumpleaños

El catorce de marzo dos cuerpos estaban de pie despidiéndose en mi vestíbulo.
Aún los veo.
Mi cabello estaba más corto y el tuyo menos teñido. Pero en esencia éramos las mismas.

El catorce de marzo tomé un tren en dirección a la nada, sin retorno. Empaqué maletas y adiós a la razón de siglos que pesan sobre la conciencia de todo ser humano que cree saber qué es "lo normal", hombres con mujeres y mujeres con hombres y todos felices.

¿Por qué? ¿Qué lógica rompimos con el beso? ¿Te contagié? ¿Fui nociva para tí?
El catorce de marzo te regalé algo más que mis gérmenes, tomé la ruta hacia lo desconocido [que frase más cliché pero más cierta], cerré los ojos, tapé mis oídos, y me concentré sólo en lo que tenía al frente: tú.

En cierta manera no puedo odiar a tu madre, porque sin ella no estarías tú conmigo.
Eres el producto de tantas manipulaciones, al igual que yo, tienes miedo, igual que yo, te ríes, igual que yo, me amas, y yo te amo.

Dieciocho, catorce, doce, once, números... nada significan, sólo marcas en el calendario que marcaste impaciente hora tras hora. El reloj es nuestro aliado y enemigo, pero hemos logrado acelerarlo o aletargar su paso.
Hace poco dijiste "Quiero estar contigo..." y el estómago se me hizo un nudo, para estar contigo tengo que saber los pros y los contras, para estar contigo necesito...estar contigo. Por weón que suene.
Y el catorce de marzo supe que no hay vuelta atrás, que íbamos a jugar con mucho más que con fuego, que las lágrimas no serían cosa sorprendente ni irregular, que nos costaría mucho más que la paciencia, que tendríamos que sacrificar mucho más que un par de horas...

¿Mi regalo? Si es necesario que lo sepas, no es gran cosa, ni me costó caro, en realidad no es ni siquiera único, y probablemente te arrepientas algún día de haberlo aceptado, pero te lo dí el catorce de marzo. Es humilde, no se cree la gran cosa, es torpe, dos pies izquierdos y un cerebro confundido, pero un corazón que ha aprendido a latir al unísono con el tuyo.
¿Mi regalo? Soy yo.

Te adoro.

1 comentario:

Camila Alexandra dijo...

No puedo soportarlo T_T que lindo lo que escribiste!
y así usted cuando yo le digo "eso es amor", usted se hace un atado de nervios y me dice "no sé".
Ya te dije ya, te voy a gritar LAURAAAAAA! jajajaja
un besito washis querida *o* genial nuestra conversa de ayer jaja
Se vienen nuestros ensayous! xD

te amito (L)