domingo, 21 de marzo de 2010

No nos engañemos.
Nadie presiona teclas al azar.
Todo, absolutamente todo lo que digas puede y va a ser usado en tu contra.
Ser escritor es peligroso, tienes que cuidar que cada palabra vaya de la mano con el mundo, porque si rompes ese espejo y pasamos al otro lado del túnel vamos a descubrir que en realidad no existe ese límite.
Somos lo que escribimos porque cada dedo nuestro presiona ese lápiz en el papel, o esas teclas en el computador.
No hay libertad de expresión, porque estamos siempre encadenados a ese lado consiente que nos ladra cada vez que cruzamos la línea roja.
Por eso los escritores buenos son los que descubren el velo. Los que corren la cortina y te dicen "Mira, el mundo no es como lo pintas... hay más..."
Los que no temen ensuciarse las uñas con tinta y decir lo que piensan. Lo que realmente piensan, lo que ni siquiera saben que podrían pensar.
Es ir más allá.
No nos engañemos, yo misma uso la palabra ficción cuando escribo cosas que sólo puedo soñar. Pero el sueño también es una realidad que se puede volver palpable.
Si yo escribo que veo elefantes rosados no es culpa de mi córnea sino de que tú no puedes creerme. Que la ciega eres tú.
No existe la palabra libre del pecado de realidad, por más que liberemos el alma con honguitos mágicos en medio del Cajón del Maipo o en el after de algún carrete nos fumemos un sendo caño milagroso... Todo está conectado.
¿Ficción o realidad?
Una vez que se ejecuta la primera, ¿no se vuelve la segunda?
Reventando esa barrera no se logra nada, probablemente.
Pero siempre es divertido divagar entre fronteras.

miércoles, 17 de marzo de 2010

No es secreto

Más vale astronauta precavido que Laura desparramada en Vespucio.





Por lo menos me veo pseudo-tierna con los cachetes inflados ....



video

lunes, 15 de marzo de 2010

Hace dos años, en este mismo día... (: es bueno recordar

Debo repetírmelo hasta grabármelo en el inconsciente, es mi mantra, es mi himno, mi canción...
"no me da miedo, no me da miedo, no me da miedo, no me da miedo..."

Soy cobarde, porque soy precavida, soy precavida porque he sufrido unos buenos golpes y los golpes se pueden explicar por mala suerte o vía kármica cósmica.

Aunque debo decir [en estricto rigooor] que esto no tiene tanto miedo en sus consonantes, sino más bien cautela, porque si soy el único ser que se tropieza - aún después de ser advertida - con un peldaño de cinco centímetros, es probable que el porrazo de metro y medio se venga ahora; bueno y debo decir entonces que esta vez es como para aclararme el seso, porque igual cuando casi te caes sobre mi, y podía ver tu aro en la nariz brillando a medio centímetro de mi nariz, y a pesar de que lo que más me preocupase era no estornudar y llenar de mocos el medioambiente hamsteriano, igual me pasó por la cabeza la idea fugaz del enganche desgraciado que evito como pez al anzuelo.
Nunca he querido morder, pero ahí estaba, todo enano y lindo y adorable, todo abrazos que aprietan costillas, toda cosquillas, todo ipod, todo risas huecas y nervios, toda imbécil yo con quinientos por minuto, toda bombeando sangre, toda aún preocupada por no llenar todo de gérmenes, excepto algunas areas de un cuerpo que no es el mío jeje... y bueno, no quiero morder porque no no más, porque yo siempre procuro andar despacito por las piedras, porque tengo la pésima costumbre de no vivir la vida, sino de pesarla medirla y planificarla, de pavimentar por adelantado, pero te juro que esta vez no me salgo de la jaula y no proyecto y no respiro y no estornudo, sino que en el rincón de mi jaula, sacando de vez en cuando el teléfono y el notebook para saber de tí y de cuando te vuelvo a ver, me repito bajito bien bajito, mi mantra mi oración mi rezo

"no me da miedo, no me da miedo, no me da miedo..."

jueves, 11 de marzo de 2010

Ícara Telúrica

Todo análisis relativo a los movimientos tectónicos debe incluir un esbozo de la constitución del globo, ya que no pueden comprenderse las deformaciones sin conocer previemente el armazón que se deforma.
Conocemos su estructura interna gracias a la "sismología" (estudio de los temblores de tierra) y a la "gravimetría" (estudio de las variaciones de la gravedad).


[¿Y a mi quién chucha me enseña a no frikearme con tanta samba y canuta? Tome Ud. un individuo cualquiera, colóquelo en una relación estable familiar y de pareja, luego, agarre una batidora y remueva con fuerza toda partícula hasta formar espuma.]

I. Enseñanzas de la sismología
Las "ondas sísmicas", es decir, las vibraciones causadas por los sismos, registradas en un punto cualquiera distante del epicentro*, llegan en trenes sucesivos. Esto significa que cada una se ha desplazado por un medio diferente, siguiendo un itinerario distinto;

[Si. A veces las ondas toman rutas distintas. Eso es porque las rocas son elásticas, flexibles. La tierra cambia. Nosotros cambiamos ineludiblemente con ella. Y mi guata tiene un cosquilleo porque hay réplicas a cada rato mientras escribo.]

*Epicentro: proyección en la superficie del globo del lugar interno de origen del sismo. Este lugar interno recibe el nombre de "hipocentro".

[Cuando tengo orgasmos, el epicentro es mi cuerpo, pero el hipocentro está "ahí". Interesantes temblores esos.]

II. Enseñanzas de la gravimetría: la isostasia
El estudio de la propagación de las ondas sísmicas nos proporciona noticias sobre la constitución profunda del globo. El estudio de las anomalías de la gravedad nos facilita precisiones relativas a la estructura de la parte superficial del globo terrestre, la corteza.

[Cuando me muerdo las uñas es un indicador de mi stress cotidiano. A estas alturas son dichosos los que no hay sucumbido ya ante la "mordición" o achaques varios. Estudie su núcleo, revísese la constitución profunda.]

III. Movilismo y estabilidad
Los movimientos tectónicos se producen con diversa velocidad. Los hay que se distinguen por ser espectaculares, como los terremotos, algunos de los cuales crean en pocos minutos fallas que se traducen en superficie por desnivelaciones de un metro o más. Estos movimientos son de dos tipos; pero resulta del todo evidente que existen entre ellos términos de transición:
- Movimientos "orogénicos" (del gr. oros, montaña), es decir, los que originan cadenas de montañas: pliegues, flexiones y fallas violentas.
- Movimientos "epeirogénicos" o "epirogénicos" (del gr. epeiros, continente), es decir, levantamientos masivos de un bloque entero de continente, sin que ninguna porción del bloque se mueva mucho respecto a las demás: todas se ven afectadas, solidariamente, por una surrección acompañada por lo general de un movimiento de báscula o de muy amplios abombamientos.


[¿Cómo me voy moviendo yo respecto a tu eje? ¿Soy orogénica o epirogénica o ninguna o las dos? Yo prefiero que nos movamos todos abombadamente hacia Gondwana a que me salga un Alpes por el culo. O tal vez no me doy cuenta de que el movimiento me ha arrastrado hasta el nivel del suelo. Como lagartija me quedo quieta al sol, escuchando vidrios y muebles crujir despacio, hasta que el vaivén ya me tiene adormilados los nervios.]

IV. ¿Hay bloques continentales estables?
Puesto que cada porción del globo se encuentra en equilibrio sobre las capas profundas, parece que ellas deban ser eminentemente móviles y que los movimientos nunca tengan que cesar del todo. Más aún, nuestro globo se comporta, según un gran radio de curvatura, como un fluido sensible a la gravitación universal. Aunque parezca imposible, se preoducen mareas terrestres: en razón a la atracción de la Luna, una o dos veces al día, el terreno se levanta bajo nuestros pies, al menos algunos centímetros, pero este levantamiento resulta tan amplio que carecemos de cualquier punto de referencia para percibirlo.

[El cambio de esa materia que no se destruye. Voy a cambiar incesantemente de polvo a pasto antes de desaparecer. Me voy a volver letra porque mi curvatura también se aferró a esta gravitación universal. Y mis dos polos se volverán uno solo. La tierra se aplanará sólo para que podamos estar todos juntos en un ghetto, como ese cuendo del Zapallo que se convirtió en cosmos de Lugones. No. Nada es estable. Excepto el cambio. Todo lo demás, se cae, y es mucho mejor dejarse llevar con esa calma que sólo tienen los que no están.]

miércoles, 10 de marzo de 2010

Al otro lado del río - Jorge Drexler

Clavo mi remo en el agua
Llevo tu remo en el mío
Creo que he visto una luz
al otro lado del río

El día le irá pudiendo
poco a poco al frío
Creo que he visto una luz
al otro lado del río

Sobre todo creo que
no todo está perdido

Tanta lágrima, tanta lágrima
y yo, soy un vaso vacío

Oigo una voz que me llama casi un suspiro
Rema, rema, rema-a Rema, rema, rema-a

En esta orilla del mundo lo que no es presa es baldío
Creo que he visto una luz al otro lado del río

En esta orilla del mundo
lo que no es presa es baldío
Creo que he visto una luz
al otro lado del río

Yo muy serio voy remando muy adentro sonrío
Creo que he visto una luz al otro lado del río

Sobre todo creo que no todo está perdido
Tanta lágrima, tanta lágrima y yo, soy un vaso vacío

Oigo una voz que me llama casi un suspiro
Rema, rema, rema-a Rema, rema, rema-a

Clavo mi remo en el agua
Llevo tu remo en el mío
Creo que he visto una luz al otro lado del río

miércoles, 3 de marzo de 2010

Homeless

Sin lugar a dudas, el terremoto movió más que cuerpos y cuadros. Movió a la gente, en dos sentidos:
Los primeros, presas del pánico, corrieron a abastecerse de lo que no necesitaban, y con ese pavor de Golpe Militar comenzaron a vaciar supermercados y bencineras como si el cielo se hubiese abierto sobre sus cabezas. De pronto todos se creyeron Noé y quisieron llevarse dos de cada cosa.
Los segundos, presas del pánico, corrieron a ver cómo estaban los suyos, saturaron las antenas y satélites a puntas de buzones de voz, correos electrónicos, mensajes de texto y llamados. Juntaron linternas, velas, agua y se sentaron a esperar. Sin tener noticias del mundo hasta que gradualmente las nubes se despejaron y la información comenzó a caer a goterones sobre los oídos incrédulos de quienes se aferraron a los dinteles de sus casas como si no hubiese un mañana.
El miedo es una respuesta natural que genera la psiquis en orden de preservar la vida, pero la vida de quién, ¿la tuya o la de tus hermanos?

Por si las moscas alguien pasara...
http://www.ayudando.com
http://www.untechoparachile.cl