domingo, 27 de diciembre de 2009

untitled

No existo sino en este montón de letras.
Es aquí donde puedo pretender ser inmortal... si muero, sólo quedaré en ellas, sólo quedaré en cada espacio y cada tecla. En cada pensamiento mal redactado, en cada titubeo, en cada contradicción.
La gente cambia, mis letras lo han demostrado.
Intento desplegarme en cada párrafo, explayarme más allá de los límites que he dibujado con tiza, como un cuerpo del delito es demarcado en el asfalto.
Intento ... no se si lo he logrado.
La verdad es que tampoco me quita el sueño. El que me lee me lee y ya está. He quedado en su retina, me he adentrado un poco en su universo, he gastado su tiempo, he modificado una percepción, alterado un ADN, nadado en su pupila y dibujado en su iris, y rezado para que disfruten el viaje.
Pero sigo siendo inmortal aquí. Eterna y compleja. Libre sobretodo.
Ni sincera ni falsa. Ni mujer ni hombre. Incorpórea... diluída.
Feliz, inmensamente feliz. Nada me hace más feliz que escribir (excepto claro, escribir para tí o contigo).
Trazar líneas para reafirmarme que existo. Que no soy invisible ni inservible.
Que cuento contigo y con él y con ella.
Que no he muerto.
Que sigo viva.
Que no he acabado, sino que recién comienzo.
Que aún queda tanto, tanto por escribir.

2 comentarios:

Jean Hakunna Matatta dijo...

y que importa si las palabras se las lleve el viento:
Sos lo que escribes, seras las palabras en la mente y en el corazon las que reclamen
EXISTES
sALUDOS!!!

Mandarina dijo...

Me encantó! y sos inmortal visteh (H)
te amito Lau y te extraño inmensamente T_T
un beso!